Luego de constituida la hipoteca inmobiliaria diferentes situaciones pueden darse ya que los plazos para amortizar la deuda suelen ser muy extensos llegando en la actualidad hasta de 40 años. Existe así la denominada cancelación de hipoteca y prescripción, dos figuras jurídicas que aunque emparentadas por estar dentro de la ley hipotecaria una es la posibilidad de pagar la deuda pendiente y quedar libre de la misma, en tanto que la segunda es el tiempo que la ley marca como final para el ejercicio de un derecho.

Asimismo, muchas veces la cancelación de hipoteca y prescripción van de la mano, sobre todo cuando se habla de cancelación de una hipoteca donde los pasos comunes son primero realizar el correspondiente pago del capital pendiente de la hipoteca al banco, sumando a ese importe en algunos casos una comisión.

El segundo paso que tiene que ver con la cancelación de hipoteca y prescripción es realizar todos los documentos que deberán presentarse al banco y que se llevan a cabo tanto en la Notaría, como en la comunidad Autónoma que corresponda y la anotación en el Registro de la propiedad.

Cancelación de hipoteca y prescripción: alternativas

Sin embargo, en el contexto actual de una economía en crisis la mayor parte de las cancelaciones de hipoteca son por caducidad.

Por ello, la cancelación de hipoteca y prescripción van de la mano, ya que si hablamos de cancelación por caducidad ésta sólo podrá acontecer después de transcurridos veinte años desde el último vencimiento y el pago de la hipoteca.

Esto se traduce en que será necesario que pasen dos décadas para lograr que la hipoteca quede realmente desamortizada de cualquier tipo de problemas de escrituración.

Dentro de esta figura legal de cancelación de hipoteca y prescripción existen muchas veces conceptos confusos que no permiten ver el alcance y la legitimidad de este tipo de acción.

De esta manera, si se solicitó una hipoteca para la compra de una vivienda a 40 años de plazo y la misma se terminó de pagar luego de transcurridos veinte años, la cancelación de hipoteca por caducidad recién será efectiva cuando hayan transcurrido los cuarenta años estipulados en el contrato hipotecario.

Es así, que en este caso al no haberse cumplido el plazo para el proceso de desamortización de la hipoteca que era de cuarenta años, la única alternativa para liberar la propiedad es solicitar al banco otorgante del crédito la emisión del llamado certificado de deuda cero, con el cual será posible demostrar que ya no existe deuda.

Sin embargo, la ley prevé que en la Cancelación de hipoteca y prescripción ese certificado no podrá de ninguna forma reemplazar el término de la hipoteca por caducidad. Es decir que el certificado de deuda cero sólo sirve para avalar que se ha pagado la deuda y su fin, pero no el de la hipoteca.

Si te pareció interesante, compártelo:
  • Print
  • Twitter
  • RSS
  • Bitacoras.com
  • email
  • Facebook
  • Meneame